Los préstamos hipotecarios son vistos como fuente de tensión por el BCE

Los préstamos hipotecarios son una fuente importante de dificultades para los bancos que pertenecen a la zona euro, pero las medidas macroprudenciales han evitado, hasta el momento, desarrollos adversos en ese aspecto, tal y como mencionó la presidenta del regulador bancario del bloque a una agencia de prensa eslovena.

Los tipos de interés extremadamente bajos que existen en la zona euro han aumentado considerablemente las posibilidades de que se formen burbujas de activos y el Banco Central Europeo ha advertido que los activos inmobiliarios comerciales han llegado a estar extremadamente sobrevalorados.



Daniele Nouy, jefa del mecanismo único de supervisión del BCE, dijo para una reciente entrevista con la agencia de noticias que "Una posible fuente de dificultades para los bancos son los créditos hipotecarios". También mencionó que "Hasta ahora no hemos visto desarrollo adverso alguno". 

Además, Daniele Nouy añadió que: "Se han tomado algunas medidas macroprudenciales bajo la forma de limitar los ratios entre crédito y valor y entre crédito e ingresos. Esto probablemente está ayudando".

El Banco Central Europeo elevó las posibilidades de un nuevo recorte de tipos de interés este jueves pasado e hizo hincapié en que los tipos de interés permanecerán de forma excepcional muy bajos por un período prolongado de tiempo, mientras se  está luchando por acelerar la inflación desde los actuales niveles cercanos a cero.

El Banco Central Europeo tiene bastante claro que la banca tiene un papel fundamental en lo que se conoce como escenario económico europeo que se vive actualmente. Con una recuperación muy lenta y una inflación bastante alejada de los objetivos deseados, la máxima autoridad monetaria en la zona Euro está convencida de que una mayor fluidez del crédito tanto a familias como a las compañías o empresas es la mejor y más rápida vía para poder acelerar el crecimiento e impulsar al alza los precios.

O al menos, eso es lo que ha dejado ver el Banco Central Europeo en la última reunión oficial que ha tenido lugar, en la que ha decidido penalizar con mayor énfasis y dureza las entidades financieras que no hagan circular el dinero y, a su vez a las que no amplíen en el tiempo su programa de estímulos.