El top ten de los riesgos mundiales para la recuperación económica

Qué la economía mundial se afronta a grandes retos no es una novedad, ahora bien, desgranar estos retos resulta indispensable si se quiere conocer aquellos aspectos de índole global que pueden poner en jaque la tan manida recuperación de la economía, veamos aquí un resumen de los 10 riesgos globales principales.

En primer lugar, el parón de la economía China supone un grave riesgo para la economía mundial en su conjunto. Los efectos de esta frenada ya se están empezando a notar con fuerza en todo el mundo y es que el efecto contagio ya ha empezado, con más virulencia sobre todo desde que todo parece indicar que este frenazo puede ser más profundo y más acelerado de lo que se preveía.



Las tensiones entre Irán y Arabia Saudí aún tensan más la cotización del petróleo y ello puede tener serias consecuencias para la economía mundial. Un desplome aún mayor del valor del crudo o un mantenimiento sostenido de los precios bajos actuales conviene a muy pocos y sin duda no sería una buena noticia para la economía global.

El conflicto de Rusia con Ucrania es otro de los grandes focos a tener presentes en este año 2016 y es que este conflicto sin duda aún está muy lejos de resolverse a pesar del decrecimiento mediático que haya podido tener en estos últimos meses.

El laberinto griego no ha dejado de ser un problema para la economía global y su devenir dependerá de las medidas que se apliquen o dejen de aplicar por parte de su gobierno.

El sentimiento antieuropeo que ha anidado en algunos países europeos también amenaza la estabilidad de la economía en su conjunto. Estos movimientos no tienen una fuerza parlamentaria mayoritaria, pero sin duda tienen una fuerza importante y puede interferir y mucho en el devenir del proyecto de construcción europea.

Si a todo ello le sumamos el riesgo de salida de la Unión Europea si así lo deciden en referéndum sus ciudadanos y también las tensiones que genera la crisis de refugiados sirios en el seno de todos los países de la UE, la estabilidad de Europa en su conjunto aún, si cabe, queda más en entredicho.

Finalmente, no se debe dejar de mencionar el riesgo que supone la entrada en depresión economía de un gigante como Brasil, el terrorismo internacional en su conjunto o el resultado de las elecciones que se celebrarán en los USA en este año 2016.