Banca sistémica y colchones de capital

Últimamente mucho se está hablando de la banca sistémica y de los colchones de capital que debe tener la banca en su conjunto, pero, ¿qué sucede cuando estos conceptos se aúnan y se habla concretamente de los colchones de capital exigidos a la banca sistémica? Veámoslo en las siguientes líneas.

En primer lugar aclaremos conceptos: la banca sistémica son aquellas entidades financieras que de caer podrían hacer tambalear o derrumbar al sistema bancario en su conjunto y afectar gravemente a la económica nacional e incluso supranacional. Y los colchones de capital son -dicho de una forma muy rápida y coloquial- aquellos recursos que la banca debe tener previstos para poder hacer frente a momentos de crisis, en el caso de que las cosas se pongan feas.



Toda la banca es importante pero no toda la banca es sistémica, por el contrario, sí que toda la banca requiere de disponer de unos colchones de capital que la sostengan ante posibles crisis de los mercados. Ahora bien, por supuesto ni todos los requisitos son iguales, ni tiene la misma importancia un colchón de capital que otro.

A nivel mundial ya se ha aprobado la lista de bancos de importancia sistema. De entre estos en España se encuentran CaixaBank, Bankia, Popular y el Sabadell, y por supuesto el BBVA y el Santander, el Banco de España no ha tardado en reaccionar y ya ha solicitado a estas dos últimas entidades que dispongan de un colchón de capital extra.

El gran supervisor bancario, el Banco de España justifica su petición con el argumento de que ha quedado más que demostrada la interconexión del devenir de estas entidades con la estabilidad financiera del país de la entidad así como de la salud y del devenir del sistema financiero global. Por ello, dada esta relevancia de las entidades, el órgano supervisor considera que estas entidades tienen que tener requerimientos de colchón de capital específicos.

En base a todo ello el Banco de España ha determinado cual debe de ser el colchón de capital que estas entidades deberán tener cubierto para el próximo año 2016. Sin duda buenas noticias para sostener el sistema en su conjunto y es que ha quedado demostrado que tales exigencias de capital son más que suficiente en los escenarios de peor estrés que se hayan llevado a análisis.