Fondos de inversión que financiación pleitos

Hasta hace poco tiempo, en España pagarse unos abogados con la financiación de fondos de inversión era una realidad impensable. Hoy, esa realidad ya no sólo es impensable, sino que es viable y real. Cierto es que no es una opción para todos los casos y para todo el mundo, y que si usted necesita dinero rápido siempre la opción de los préstamos sin nómina le será la opción más ideal para conseguir ese dinero, pero técnicamente es posible y tiene su mercado.

Este tipo de servicios de financiación litigios mediante fondos de inversión es una realidad desde hace muchos años extendida y consolidada en otras realidades como, por ejemplo, la norteamericana, pero es una novedad reciente en España.

Tal y como se decía, este tipo de servicios que ofrecen estos tipos de inversión no están tan pensados para financiar el pequeño pleito, el pleito de una persona física que tenga un pequeño o mediano juicio (pues para este tipo de casos los créditos sin nómina siempre serán una buena solución tal y como se indicaba), sino que están pensados para pagar los costes de defender, por ejemplo, grandes demandas contra petroleras, demandas colectivas, demandas contra el estado, en definitiva, litigios que de ganarse puedan dejar cifras muy altas, incluso millonarias.



El planteamiento anterior tiene una lógica aplastante pues en realidad en este tipo de procedimientos, en este tipo de inversiones el litigio no deja de ser un producto de inversión más, en el que invertir o no según las posibilidades de éxito del mismo y según la rentabilidad prevista en caso de éxito.

No se está hablando en ningún caso de organizaciones sin ánimo de lucro que financien litigios a quien no puede pagárselos, para estas personas existen otros recursos, entre ellos los préstamos sin nómina. Tampoco se está hablando de financiar litigios que tienen poco coste, al contrario, los mismos pueden alcanzar cifras más que considerables, por eso el retorno esperado tiene que ser además que lo suficientemente seguro, considerable.

Este es un “producto de inversión” que aún no se encuentra muy extendido en España tal y como se indicaba, pero sin duda es una nueva forma de invertir de la que se escuchará hablar y mucho en los próximos años. Pasará a formar parte de una propuesta más de financiación, destinada en principio eso sí a casos de gran cuantía, que tengan grandes visos de ser ganados, y ganados con indemnizaciones jugosas.
El funcionamiento de este tipo de financiaciones es fácil, del mismo modo que si usted solicita un préstamo sin nómina se estudia la operación y se le concede o deniega según cumpla o no los requisitos para acceder a la misma. En el caso de estos fondos de inversión que financian importantes litigios, analizan el caso, si ven que les puede salir rentable y que lo pueden ganar financian todo el proceso judicial y, en caso de ganar, se quedan con un porcentaje de la cantidad que se obtenga.