La vivienda vuelve a ser rentable

Si dispone de capacidad para comprar una vivienda en estos momentos puede volver a ser una interesante opción de compra. La vivienda vuelve a ser rentable en España (en algunas partes, no en todas) y Sevilla, Madrid, Zaragoza y Barcelona encabezan el ranking de rentabilidades ofrecidas por las viviendas.

Sin duda, muy lejos se está de las rentabilidades brutas que la vivienda ofrecida en los años anteriores al estallido de la burbuja inmobiliaria. Concretamente, en estos momentos hablar de rentabilidades brutas que rozaron el 25% a principios del siglo XXI queda una quimera, pero también parece una quimera y atrás quedan en la retina de quienes lo han sufrido los gravísimos descensos sufridos en las rentabilidades de la vivienda a partir del año 2008 y, muy especialmente, en los años 2012 y 2013 donde las rentabilidades negativas llegaron a superar los 2 dígitos y situarse en cifras de casi un -15%.

Actualmente, en este año 2015 las cifras de rentabilidades brutas se han llegado a situar en el 8’6% (cifras de junio del 2015).



Hablando concretamente de las rentabilidades brutas por alquiler, sin duda el mercado también muestra una clara línea ascendente. Una línea ascendente tan clara que incluso sitúa a los porcentajes en cifras no iguales, pero si cercanas a las rentabilidades por alquiler que se obtenían en los años previos al estallido de la denomina burbuja financiera.

Concretamente, en cifras de junio de este año 2015 las rentabilidades brutas por alquiler obtenidas alcanzan el 4’58%, cerca de las cifras de 5’04% del año 2002 e incluso superiores al 4’45% del año 2003 y, por supuesto, muy superiores, a las rentabilidades bajo mínimos de los años 2007 y 2008. Años donde las rentabilidades brutas obtenidas por el alquiler fueron de tan sólo un 2’86% y un 2’82% respectivamente.

Todas estas rentabilidades deben de ir sumadas a la revalorización que los mismos están viviendo. Y, además, se debe tener muy presente que no sólo las viviendas están ofreciendo interesantes rentabilidades, sino que otros activos inmobiliarios también las están ofreciendo.

Así, por ejemplo, la rentabilidad de los locales comerciales con poco menos del 8% (concretamente un 7’5%), las oficinas con una rentabilidad que bordea el 7% y los garajes que se acercan al 5% (específicamente un 4’6%) son también activos inmobiliarios a tener muy en cuenta llegado el momento de financiarse para invertir en ellos o llegado el momento de invertir en ellos directamente.

El alquiler de viviendas está arraigando fuertemente en España. Tal arraigamiento hace que los precios se estén empezando a disparar y, por ejemplo, en Barcelona la subida de los alquileres ya supera el 6% y en Madrid se acerca al 5%. Tanto está creciendo el mercado de alquiler en España que tan sólo en el último trienio el país ha sumado 1.000.000 de viviendas en alquiler, lo que supone un crecimiento que se acerca al 50% del mercado de arrendamientos.

Todo lo anterior, sumado a otros factores, hace que se esté en un momento en el que sea muy interesante invertir en una vivienda sobre todo para fines de alquiler y es que como puede verse las rentabilidades y los rendimientos empiezan a ser realmente jugosos.

¿Qué motiva la solicitud de los préstamos sin nómina?

Cuando se habla de las motivaciones que impulsan a solicitar préstamos sin nómina se puede estar hablando de una doble motivación. Por un lado, se puede estar hablando de aquello que motiva a solicitarlos según el uso de los mismos y, por otro lado, se puede estar hablando de los motivos por los cuales solicitar uno de estos préstamos y no, por ejemplo, otros que se ofrezcan en otros lugares como los bancos. En este artículo se va enfocar el tema desde ambas vertientes.

Si se habla de las motivaciones que impulsan a la solicitud de este tipo de financiación según las necesidades y el uso de la misma decir que las motivaciones resultan extremadamente variadas. En realidad resultan tan variadas como personas existen, pues los mismos pueden ser utilizados para cualquier necesidad personal o profesional que se pueda tener.

Las motivaciones son múltiples pues tanto le servirán si usted es un particular que busca pagarse en un viaje, pagar los estudios de sus hijos, comprarse un coche o reformar todo su hogar, entre otros muchos ejemplos que podrían ponerse, como si usted lo que desea es financiación para financiar su empresa, para liquidar sus deudas o lo que sea. Por todo ello, no existe una única motivación que impulse a solicitar estos préstamos según su uso, pues todo uso es admisible y válido para los mismos.



En relación a las motivaciones que impulsan a escoger este modo de financiación en lugar de escoger otro tipo de préstamos personales como los ofrecidos por entidades bancarias, los motivos también son diversos y resultan claros y delimitados: este tipo de créditos sin nómina son mucho más accesibles que los préstamos bancarios, tienen unas mejores condiciones de concesión y, por tanto, se puede acceder a ellos cuando acceder a los préstamos bancarios no resulta posible.

Así, por ejemplo, una de las principales motivaciones que puede darse para solicitar este tipo de préstamos es que usted esté buscando financiación, pero no disponga de nómina y entonces los bancos le denieguen el crédito. Lo mismo sucede en los supuestos en los que usted pueda llegar a tener una nómina, pero la misma pueda no llegar a ser lo suficientemente abultada para que los bancos le den crédito.

Por el contrario, como antítesis al modelo anterior en los préstamos sin nómina alternativos a la banca usted encuentra préstamos que pueden ser concedidos y que son concedidos sin que le requieran de nómina alguna, del mismo modo que tampoco se le solicita contrato de trabajo, etc.

Otra de las motivaciones puede darse en los supuestos en los que usted teniendo nómina o no disponiendo de la misma y teniendo usted contrato de trabajo o bien careciendo del mismo se encuentre inscrito en ficheros de morosos como el Asnef y los bancos le denieguen también el acceso al crédito. Una vez más, en estos supuestos los préstamos sin nómina contribuirán a solucionarle el problema pues los mismos le podrán ser y le serán concedidos también sin tener ninguna importancia su historial crediticio.

Fondos de inversión que financiación pleitos

Hasta hace poco tiempo, en España pagarse unos abogados con la financiación de fondos de inversión era una realidad impensable. Hoy, esa realidad ya no sólo es impensable, sino que es viable y real. Cierto es que no es una opción para todos los casos y para todo el mundo, y que si usted necesita dinero rápido siempre la opción de los préstamos sin nómina le será la opción más ideal para conseguir ese dinero, pero técnicamente es posible y tiene su mercado.

Este tipo de servicios de financiación litigios mediante fondos de inversión es una realidad desde hace muchos años extendida y consolidada en otras realidades como, por ejemplo, la norteamericana, pero es una novedad reciente en España.

Tal y como se decía, este tipo de servicios que ofrecen estos tipos de inversión no están tan pensados para financiar el pequeño pleito, el pleito de una persona física que tenga un pequeño o mediano juicio (pues para este tipo de casos los créditos sin nómina siempre serán una buena solución tal y como se indicaba), sino que están pensados para pagar los costes de defender, por ejemplo, grandes demandas contra petroleras, demandas colectivas, demandas contra el estado, en definitiva, litigios que de ganarse puedan dejar cifras muy altas, incluso millonarias.



El planteamiento anterior tiene una lógica aplastante pues en realidad en este tipo de procedimientos, en este tipo de inversiones el litigio no deja de ser un producto de inversión más, en el que invertir o no según las posibilidades de éxito del mismo y según la rentabilidad prevista en caso de éxito.

No se está hablando en ningún caso de organizaciones sin ánimo de lucro que financien litigios a quien no puede pagárselos, para estas personas existen otros recursos, entre ellos los préstamos sin nómina. Tampoco se está hablando de financiar litigios que tienen poco coste, al contrario, los mismos pueden alcanzar cifras más que considerables, por eso el retorno esperado tiene que ser además que lo suficientemente seguro, considerable.

Este es un “producto de inversión” que aún no se encuentra muy extendido en España tal y como se indicaba, pero sin duda es una nueva forma de invertir de la que se escuchará hablar y mucho en los próximos años. Pasará a formar parte de una propuesta más de financiación, destinada en principio eso sí a casos de gran cuantía, que tengan grandes visos de ser ganados, y ganados con indemnizaciones jugosas.
El funcionamiento de este tipo de financiaciones es fácil, del mismo modo que si usted solicita un préstamo sin nómina se estudia la operación y se le concede o deniega según cumpla o no los requisitos para acceder a la misma. En el caso de estos fondos de inversión que financian importantes litigios, analizan el caso, si ven que les puede salir rentable y que lo pueden ganar financian todo el proceso judicial y, en caso de ganar, se quedan con un porcentaje de la cantidad que se obtenga.

Gurús en el ámbito de las inversiones

En el mundo de las inversiones, del mismo modo que en todos los ámbitos profesionales en general, siempre proliferan los gurús. Aquellas personas que dicen o parecen tener respuestas a todo y que dicen o parecer tener la evolución de las cotizaciones y de la situación de los mercados en su cabeza.

Por supuesto, existen personas que por sus conocimientos y su trayectoria se merecen todo el respeto y toda la credibilidad y sus consejos, apreciaciones o predicciones deben ser sumamente valoradas ye escuchadas, pero también existen muchas otras personas que en realidad poco o nada de gurús tienen y se acercan más a embaucadores de poca monta que pretenden engañar a incautos que confíen en ellos.

¿En qué se diferencia a un auténtico profesional influyente de un pseudo-profesional que se parece más a una falsa pitonisa que otra cosa? Bien, en muchas ocasiones no es fácil detectar al farsante o intruso que nos da consejos que parecen verdaderos y eficaces y que lo único que pretenden es engatusarnos o vendernos una realidad publicitaria personal que en nada existe. Pero existen algunos elementos que pueden ayudarnos muchos a encontrar la diferencia entre un auténtico profesional y un encantador de serpientes.


Conociendo al buen asesor de inversiones


En primer lugar, un aspecto que se debe tener muy presente es que la solidez y la eficacia de un buen asesor de inversiones no tiene relación directa con la brillantina que está venga adornada. Puede tener un envoltorio magnífico, puede venir rodeado de una aurea de éxito publicitario máximo, pero ello por sí sólo no es ninguna garantía de solvencia profesional.

La auténtica garantía de solvencia profesional se encuentra en la capacidad de generar resultados, en la capacidad de poder demostrar resultados pasados que resulten probados, es en ese punto y esencialmente únicamente en ese punto donde se encuentra el auténtico elemento diferenciador entre el buen gurú que cumple con hechos probados lo que dice y el embaucador que promete milagros, pero nunca puede demostrar ninguno.

La confianza y la credibilidad de demuestra andando y no explicando el camino que recorreremos, así, la propia trayectoria es la que genera reputación y la reputación es la que genera resultados. Es muy común que mientras el gurú hable poco, pero haga un buen recorrido, el embaucador hable mucho y ande poco, la verborrea de este último suele ser legendaria y su capacidad para dar mil y una vueltas a las cosas que expone ilimitada.

Otra de las grandes diferencias se da en el campo de actuación, así mientras el buen asesor de inversiones normalmente es un profesional muy especializado y bueno en su campo determinado, el falso profeta parece tenerlo todo muy claro y dominar todos los campos, y eso es imposible, se puede ser bueno en este o en este otro ámbito, pero nunca se puede ser bueno en todos los ámbitos que se abarcan.

Y, finalmente, la prueba infalible, la prueba del algodón. Ningún embaucador consigue mantener su castillo de naipes de forma ilimitada, por ello fijarnos en la trayectoria y, sobre todo, en la satisfacción de otros clientes que en el tiempo hayan ido trabajando con ese profesional es la forma más acertada de no errar en el tiro llegado el momento de escoger a un buen asesor de inversiones.

Novedades en el Fondo de Garantía de Depósitos

Ante una crisis bancaria, ante el cierre de una entidad financiera siempre se ha dicho que hasta una determinada cifra (en el caso de los bancos situados en la Eurozona 100.000€), los fondos situados en depósitos de estos bancos están garantizados por el Estado.  Así, es importante conocer aspectos relevantes sobre el FGD.

Sin entrar en detalles del funcionamiento y cobertura de este instrumento -análisis que en todo caso correspondería a un artículo específico para ello- y sin entrar la merma de confianza que puede producirse sobre tal “garantía” cuando después de recientes casos se ha comprobado que esta seguridad indestructible que parecía existir queda en entredicho de las decisiones políticas que pueden tomarse, cabe destacar algunas novedades que a partir del 1 de enero del 2016 van a entrar en vigor.

A partir de esta fecha los bancos deberán aportar una suma de dinero que servirá para nutrir este Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), con ello se pretende que sean los mismos bancos quienes contribuyan a nutrir este fondo para que llegado el caso de tener que utilizarlo ese dinero haya provenido de los mismos bancos y no haya tenido que ser pagado con dinero público de todos los contribuyentes, pues cuando la garantía es el Estado, el estado somos todos, todos contribuimos con nuestros impuestos a sostener ese estado.



Al inicio de este artículo se decía que no se entraría en detalles del modo de funcionar ni de las características concretas y detalladas del Fondo de Garantía de Depósitos pues, en todo caso, este tema deberá tratarse posteriormente en un artículo concreto y detallado al respecto, pues por su importancia y extensión merece ser tratado de una forma específica, pero no resulta óbice para que no se puedan realizar algunos inputs sobre este importante tema.

Cuando usted tiene el dinero depositado en cualquier banco reconocido (por el Banco de España en el caso de nuestro país) tiene una garantía otorgada por el Estado. Esta garantía está destinada a que en el caso de que el banco quiebre y no pueda hacer frente a los pagos los ciudadanos que tienen el dinero depositado en estos bancos no pierdan sus ahorros. Supone una garantía básica que pretende no dejar desamparado a quien tenía sus ahorros depositados y persigue generar seguridad y confianza en el sistema.

Ahora bien, esta garantía no es ilimitada e incondicional. Muchas personas se piensan que tengan el dinero que tengan en el banco el mismo está garantizado, ello no es así, y no es así pues en el caso español en concreto y europeo en general ese límite es el de los 100.000€ que se mencionaba.

Del mismo modo, no es incondicional, dicho de otro modo, no todos los fondos que tenga en un banco están cubiertos. Sólo están cubiertos los depósitos en cuentas bancarias, otros productos que tenga contratados (sean de la cantidad que sean) no están cubiertos. Así, fondos de inversión, acciones y otros activos no resultan cubiertos por el FGD.

Con todo lo anterior puede verse que el objetivo es proteger los ahorros y nos los productos especulativos. Un último detalle estos límites aplican al FGD, no a lo que pueda poder devolverle el banco si tiene el dinero para ello. Dicho de otro modo, el recurso del FGD es el último recurso, antes si en su devolución el banco tiene activos para hacer frente a los pagos los hará con sus propios fondos.