Nómina mínima para no cobrar comisiones

El hecho de domiciliar la nómina y recibos extra, quizás sea la mejor alternativa para que podamos evitar que nos cobren comisiones de mantenimiento o de la administración de la cuenta. De esta forma, sabemos que la mayoría de las entidades nos ofrecen distintos productos, con diferente denominación que usualmente se refieren a cuentas nómina, además de otros productos añadidos, por ejemplo las tarjetas. Aunque una nómina única no es suficiente en muchos casos. Los bancos necesitan clientes con solvencia y por esta razón, casi todas las entidades excepto Caja España-Duero, piden una mínima nómina en concreto y tan sólo siete entidades aceptan que el cliente domicilie el salario; estos bancos son Abanca, Banco Sabadell, Banco Popular, Bankinter, Caja España-Duero, La Caixa y BBVA. Los demás también necesitan que se mantenga un saldo medio determinado o en su defecto la contratación de productos adicionales, éstos suelen ser préstamos o depósitos, seguros, etcétera. Así es como funcionan los bancos cuando piden una nómina mínima para no cobrar comisiones.

Nómina mínima para no cobrar comisiones

Por norma general, las entidades financieras tienen unos mínimos ingresos que aproximadamente son de €600 para reducir a cero todos los cobros y comisiones. A pesar de ello, no se puede siempre domiciliar una nómina, o puede ser que la tengamos domiciliada en otro banco, puesto que tenemos allí la hipoteca. De esa forma, es necesario conocer lo que se puede exigir a la entidad financiera con la que vamos a trabajar para eliminar este gasto.

Existe otra alternativa que consiste en mantener un saldo medio concreto, puede ser la misma cuenta o en otra o en un depósito. De hecho, sólo nueve bancos de los integrantes españoles ofrecen esta opción, de media exigen a los consumidores que estos mantengan un saldo medio de €29.777,89, esta es una cantidad que es superada con bastante margen por entidades como Bankia en €75.000, lo que supone un 131,9% más que la media, el banco Mare Nostrum y BBVA exige €60.000 que es un 101,5% superior.

Sin embargo, entre las nueve entidades que piden saldos medios concretos para quitar o reducir los cobros y comisiones, existen diferencias importantes. Tenemos el ejemplo de Kutxabank que es mucho menos que la media y Liberbank con €6000, cinco veces menos que la media.

La normativa existente en España indica que las entidades financieras tienen libertad para fijar la cantidad de sus comisiones bancarias, pero siempre deben responder a unos servicios que prestan o a gastos que efectivamente existen. Por esa razón, es destacable que cuando los cargos por mantenimiento se corresponden a la gestión de esa cuenta, éstos serán diferentes dependiendo de la cantidad de dinero que se mantenga en ella, van a ser menores cuando ese saldo en nuestra cuenta es superior, así es como nos explican los analistas expertos en finanzas.

Entre los nueve bancos que requieren que se disponga de esta cantidad en nuestra cuenta corriente, muchos de ellos no elimina las comisiones, únicamente las reducen. Tal es el caso de Unicaja, que exige €30.000 de saldo, Banco Santander pide €2501 y caja España-Duero 500, esto se aplica a rebajas en las comisiones las cuales oscilan entre el 27,5% y el 50%. Podemos decir que en total, la rebaja media que llevan a cabo las entidades financieras reducen los cargos a cambio de mantener un saldo medio del 76,35%.

En resumen, cobrar comisiones es algo que preocupa a los clientes de los bancos. La mejor prueba es que de seis de cada 10 usuarios, está decidido a cambiar de entidad en 2015, según un informe de Bankimia. Por esta razón, otra opción son los bancos online, puesto que oferta en su catálogo cuentas sin comisiones y sin que sea necesario domiciliar la nómina.